Movimiento Testimonio y Esperanza

Movimiento Testimonio y Esperanza

Puebla

 

Origen del Movimiento

El movimiento nació en Cuernavaca, Morelos, en diciembre de 1986. Fundado por un grupo de laicos coordinados por Marco Adame. Su fundación es el resultado de una necesidad advertida por sus fundadores, tras mas de diez años de experiencia en el apostolado de la juventud.

Durante ese tiempo, ellos trabajaron en el campo de las misiones juveniles y con jóvenes de secundarias y preparatorias oficiales y particulares; en especial, asesoraron y desarrollaron los programas juveniles de la federación de escuelas particulares del estado de Morelos.

Durante ese tiempo, ellos trabajaron en el campo de las misiones juveniles y con jóvenes de secundarias y preparatorias oficiales y particulares; en especial, asesoraron y desarrollaron los programas juveniles de la federación de escuelas particulares del estado de Morelos.

El cambio de residencia de algunos de sus iniciadores y el contacto con educadores de extraordinario celo apostólico que nos ha permitido la confederación nacional de escuelas particulares en sus eventos nacionales, ha permitido que el movimiento se extienda rápidamente a otras entidades del país. Particularmente Acapulco, Chilpancingo, Toluca, Puebla, Distrito Federal, Michoacán, Querétaro y Monterrey. A partir de estas plazas, posteriormente se inicia la fundación en Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua, San Luis Potosí, Guanajuato, Yucatán, Tijuana y Oaxaca.

Los criterios fundamentales que motivaron su fundación fueron:

·  El llamado especialísimo que la iglesia hace a los laicos en estos momentos de la historia.

·  La enérgica convocatoria de S.S. Juan Pablo II a la juventud del mundo entero, para participar en la evangelización.

·  El deseo de colaborar con nuestros pastores, como laicos, en la reevangelización de nuestra patria y en la construcción de la civilización del amor en México.

·  La proximidad del V centenario de la evangelización de América latina.

 

Actividades

"La fe sin Obras es fe muerta" dice el evangelio, por eso el Movimiento Testimonio y Esperanza, tiene como medios de acción las siguientes actividades, las cuales son parte primordial, para cumplir con sus misión y sus objetivos particulares.


 

Actividades Próximas
Calendario de actividades en las diferentes localidades

Peregrinación al Cerro del Cubilete
Historia, información e imágenes de

esta magna peregrinación

Misiones (Semana Santa y Navideñas)
Obra Misional San Felipe de Jesús.

Campaña del Promoción del Rosario
Información de que es el Rosario y la promoción que se le hace

Vivencias
Después de esto nada será igual

Jornada Munidal de la Juventud
Participación del movimiento ene stas jornadas.

Otras actividades
Como reuniones semanales, excursions, cursos, talleres, etc.

 

 

 

Movimiento Testimonio y Esperanza

 

Testimonio y Esperanza como Movimiento Nacional, y Grupo Apostólico, cuenta con sus características propias, es decir de una misión, carisma, ideario, metas y objetivos bien definidas, creemos que todas estas generalidades, son las que definen el modo de actuar del Movimiento.


¿Qué es Testimonio y Esperanza?

Es un Movimiento juvenil encaminado a orientar a la juventud de dar Testimonio de vida cristiana y a vivir con Esperanza contribuyendo así a la construcción de la civilización del amor mediante la animación cristiana del orden temporal.

Testimonio y Esperanza es un movimiento de jóvenes católicos laicos, que inspirados en el magisterio de la Iglesia, buscamos cumplir con la exhortación del concilio Vaticano II en su decreto Apostolicam Actuositatem hecha a todos los seglares a participar en la construcción del Reino de Nuestro Señor Jesucristo en el ámbito que es de nuestra incumbencia: el campo de lo temporal.

Testimonio y Esperanza es un movimiento que surge de los propios jóvenes como una entusiasta, dinámica y valerosa respuesta a los incesantes llamados de S.S. Juan Pablo II para ser "Testigos del amor de Cristo y a vivir con Esperanza".

Es una respuesta entusiasta porque como jóvenes nos anima la esperanza de vivir en un mundo mejor. Dinámica, porque nos urge llevar a Cristo a otros jóvenes que lo necesiten como verdadera respuesta a sus dudas y angustias. Valerosa, porque vivir como cristianos en el mundo de hoy requiere de valor y arrojo; significa un reto para nosotros los jóvenes porque nos gusta lo difícil.

Testimonio y Esperanza es un movimiento animador de un estilo de vida, no es un grupo ni una federación de grupos. Busca ante todo dar a lo juvenil un sentido cristiano, por ello nuestro compromiso con otros movimientos o grupos católicos, es el de animar a sus miembros, para que den testimonio de Cristo, sin pretender desviar sus actividades o desintegrarlos, sino por el contrario, ayudarlos a que cumplan y sigan sus específicos objetivos.

Promover entre la Juventud de México e Hispanoamérica el Testimonio de los valores Humanos y Cristianos así como el compromiso de Animar el Orden temporal con la luz del Evangelio para construir la Civilización del Amor.
 

Animar cristianamente el orden temporal, nuestro campo como laicos, impregnando todos los ambientes del espíritu cristiano.
 

Juventud. La juventud es mas una actitud ante la vida,  llena de idealismo y generosidad, que una mera etapa cronológica. La juventud se vive mas plenamente en el cristianismo.

Cristo Rey. El mas alto y mejor modelo de imitación de vida para los jóvenes es nuestro Señor Jesucristo a quien seguimos en su advocación de Cristo rey porque queremos que reine en nuestras conciencias y en la sociedad entera.

Virgen de Guadalupe. La virgen María en su advocación de Guadalupe es el fundamento de la nacionalidad mexicana. A ella proclamamos como nuestra reina e intercesora por excelencia.

Civilización del Amor. La finalidad de nuestro apostolado es participar en la construcción de la civilización del amor proclamada por la santa madre iglesia. Participación que realizaremos animando cristianamente el orden temporal, esto es, pensando y viviendo "en católico".

El Papa.  El Papa es el vicario de Cristo aquí en la tierra. Donde esta el papa esta la iglesia, por eso proclamamos a S.S. Juan Pablo II como nuestro guía.
 

  1. Orientar a la juventud católica de México a dar testimonio y a vivir con esperanza, participando así, en la construcción de la civilización del amor en nuestra patria.
  2. Difundir la respuesta católica a los principales problemas de la juventud.
  3. Gestar un medio de animación y orientación que facilite a los jóvenes el cumplimiento de nuestro compromiso evangélico señalado en el concilio Vaticano II, "ser los jóvenes, apóstoles de los propios jóvenes", realizando y promoviendo el apostolado en cualquier medio juvenil.
  4. Realizar actividades comunes de apostolado seglar con otros movimientos o grupos católicos e intercambiar experiencias.